Hablemos sobre los Sarms. Si has llegado hasta este post, probablemente estabas en Google tratando de saber algo más sobre ese fenómeno del que has oído hablar pero del que poco se sabe. Pues bien, en este post te voy a explicar:

  • Qué son los Sarms
  • Por qué está todo el mundo tan ilusionado con ellos
  • Qué se sabe realmente a día de hoy (base científica)
  • Qué parte del todo es marketing.

Después tú sacarás tus conclusiones.

PRIMER PUNTO: LOS ESTEROIDES

Los esteroides (anabolizantes esteroideos) son sustancias sintéticas relacionadas a las hormonas sexuales masculinas, principalmente la testosterona, que se utilizan para el crecimiento del músculo esquelético (efectos anabólicos). Nacieron en el siglo pasado para tratar enfermedades como el hipogonadismo y paliar déficits hormonales. Es decir, nacieron para una aplicación médica. Lo que pasa es que pronto comprobaron que podrían acelerar la generación de tejido muscular.

Los fisicoculturistas y los levantadores de pesas y después atletas en otros deportes, pronto vieron las características a favor de su rendimiento que podrían reportarles estos elementos anabólicos.

Pero los esteroides no son buenos para la salud. Tienen efectos secundarios indeseables: rompen el equilibrio hormonal en el organismo; estresan enormemente el hígado; adormecen la producción hormonal natural en los individuos que las consumen; pueden dar lugar a la aparición de cardiopatías; pueden generar ginecomastia (desarrollo de los pezones en hombres como si fueran mujeres…) Así que no, no es recomendable desde el punto de vista de la salud, consumir esteroides.

SEGUNDO PUNTO: LOS SARMS

Los SARMS, son moduladores selectivos de los receptores androgénicos. ¿Qué significa esto? Explicado en forma práctica, los SARMS prometen que los efectos anabólicos solo actuarán allí donde son beneficiosos (receptores androgénicos en los músculos) y no actuarán donde no lo son: hígado, testículos… Es decir, son selectivos respecto a en qué parte se unirán a la célula y en qué partes no. Todos los beneficios de los esteroides sin sus efectos secundarios: esa es la promesa aparentemente.

¿QUÉ SABEMOS DE LOS SARMS REALMENTE?

Respecto de los SARMS se han hecho algunos estudios, pero realmente no están muy respaldados por la comunidad científica ni médica actualmente. Es cierto que todos los comercializadores de SARMS en Internet te citarán un estudio donde se suministró SARMS a un grupo de personas (bastante pequeño y poco significativo, la verdad) y en el que dándoles una dosis de 1 mg diario no se observaron efectos secundarios indeseables. Las ganancias magras que se obtenían, sinceramente, tampoco eran demasiado notorias, pero bueno, algo es algo.

Eso ya en sí mismo dio pie al boom en la industria fitness. Por fin teníamos todo lo que queríamos del esteroide anabolizante androgénico, sin todo lo que nos disgusta.

¿QUÉ PARTE DEL BOOM SE DEBE AL MARKETING?

El boom del marketing es decir: hemos hecho estudios, son inocuos y desarrollan masa muscular. Pero eso hay que ponerlo en cuestión. Mira, cualquier SARMS de los más habituales (ostarine sobre todo) te va a poner en las instrucciones de consumo una ración diaria de 10 mg ¡10 veces más que la cantidad que el estudio refiere como inocua! Ese es el juego.

Se usa una ración de 1mg para decir en un estudio, que no se aprecian efectos secundarios, pero se determina una de 10mg para que se note algo a nivel hipertrofia. Ahí es donde tenemos que estar listos. Tal vez el componente se haya visto inofensivo, pero no para la dosis que tú vas a consumir. Con dosis de 10mg no existen estudios solventes que digan que es ofensivo o inofensivo. De nuevo, ante la duda, espera.

Sigue entrenando y comiendo bien, cuidando tus recuperaciones y confía: tu físico va a mejorar.

CONCLUSIONES

Siempre que aparece algo, dice Muñoz Molina que hay dos tipos de personas: los apocalípticos y los integrados. Unos dicen que va a ser la bomba, que todo va a cambiar, vislumbran un nuevo mundo de color rosa… Otros lo ven todo negativo, todo mal, el cambio es el caos…

En los SARMS yo diría que no se ha conseguido todavía esa gran utopía: todos los efectos androgénicos deseados del esteroide sin ningún elemento perjudicial de los que conllevan. Pero la utopía tiene el valor de señalarnos el camino. Probablemente nunca lleguemos a alcanzar esa utopía, pero sabremos el camino por el que avanzar e ir dando pasos.

La industria fitness viajará por ahí: buscar el gran anabolizante pero con impacto cero en nuestros indicadores de salud. Tal vez no hayamos llegado aún, hasta que la medicina lo diga, pero ese parece ser el norte.

Síguenos en Instagram 

Infórmate sobre nuestros planes de entrenamiento