Proteína de Soja: por qué no la recomiendo.

En este momento estás viendo Proteína de Soja: por qué no la recomiendo.

Hablemos de la proteína de soja. Es un tipo de proteína, de origen vegetal que se encuentra a la venta como suplemento en casi todas las marcas de suplementación. Esto se debe:

  • al creciente número de veganos en la sociedad y
  • a un precio que puede ser más bajo que las proteínas aisladas (ISO) de suero de leche. Sin embargo, los concentrados de suero de leche (Whey) en algunas casas son hasta más baratos que la proteína de soja y con miras a hipertrofia, es mucho más efectiva que la proteína de soja.

A continuación te voy a exponer dos razones por las que no recomiendo comprar y consumir Proteína de Soja como suplemento ergogénico, es decir, de mejora del rendimiento.

Proteína de Soja y fitoestrógenos

Algunos estudios (como por ejemplo el que refiere Dweyer et al., 1994)  ya han demostrado que la soja está acompañada de la presencia de muchos fitoestrógenos que malogran el entorno hormonal del atleta y le perjudican en su búsqueda de una mejor composición corporal. Esta elevada presencia de fitoestrógenos tiene dos consecuencias que no nos gustan:

  • Disminuyen la segregación de testosterona endógena
  • Aumenta los estrógenos presentes en el cuerpo

La consecuencia inmediata de estos dos factores juntos: pueden disminuir nuestro potencial de construir músculo (que depende directamente del nivel de la testosterona) y aumentar nuestras posibilidades de acumular grasa… (que se ve acelerada por la presencia de estrógenos).

Actualmente encontramos a muchas personas que creen que una proteína, es solo una proteína sin importar su origen… y como creen que tódas son iguales terminan comprando la más barata, la de soja (que no siempre lo es) pero una proteína no es simplemente una proteína… hay diferencias entre ellas como ya explicamos en este artículo que os invito a consultar.

Todas las proteínas no nos dan el mismo rendimiento

En el citado artículo, básicamente os venía a decir que, de acuerdo a la fuente de la proteína y su composición de cadenas de aminoácidos (que no es igual en todas), podemos encontrar variables como el ratio de eficiencia de la proteína (PER), el valor de utilización neta de proteína (NPU) y sobre todo el valor biológico de la proteína (BV).  De los 20 aminoácidos (los ladrillos con los que se construye una proteína) cada origen de proteína tendrá más o menos presentes, teniendo más valor las que expresen un aminograma más completo.

Por otro lado, unas fuentes de proteínas tienen más capacidad de ser asimiladas que otras, lo que también redunda en mayor potencial de construir músculo. La Proteína de Soja tiene un valor biológico de 74 mientras que un huevo tiene de 100 y una whey puede llegar incluso a los 12o. Es decir, si tomamos una dosis igual de Whey y de Proteína de Soja, asimilaremos casi el doble de proteína proveniente de la Whey que de la ración de Proteína de Soja y además no estaremos ahorrando los fitoestrógenos.

El valor biológico es el indicador más acertado a la hora de comparar la retención de nitrógeno y estimulación de IGF-1 (Factor de crecimiento insulínico tipo 1 que es una importante hormona anabolizante tanto en la pubertad como en la edad adulta) que tiene una fuente de proteína, lo que indica que a mayor valor biológico, más posibilidad tiene una proteína de convertirse en músculo.

Conclusiones:

Tras esta reflexión que te lanzo, apoyando en evidencia científica lo que afirmo, creo que podemos sacar estas conclusiones:

  • Si eres vegano, y consumes proteína de soja por cuestiones de sensibilidad hacia el trato animal, este texto no es para ti, ya que tu compromiso moral estará por encima de cualquier cuestión anabólica o ergogénica.
  • Si prefieres comprar Proteína de Soja, te dejé en el enlace una que tiene muy buenos valores dentro de sus limitaciones.
  • Personalmente y atendiendo a objetivos de hipertrofia y rendimiento, siempre te voy a recomendar una Whey o una ISO de Suero de leche
  • Sea cual sea tu circunstancia, has de saber que la soja siempre vendrá acompañada de altas concentraciones de fitoestrógenos y que su efecto es anti testosterona y favorable a la acumulación de lípidos y ese daño al entorno hormonal del atleta hace que no sea una recomendación que lance desde este blog.

Recuerda, no todo es consumir proteína como sea, o no todo es el balance energético: la calidad hace la diferencia.

¿Dudas? Manda un email a info@rutinasfitness.com  también me puedes contactar por instagram o twitter y mandarme un privado. Chatearemos de inmediato.

Y si necesitas ayuda con un plan personalizado, ¡no dudes en consultar los que yo te ofrezco!