¿Qué pasa en tu metabolismo cuándo te sobrealimentas?

En este momento estás viendo ¿Qué pasa en tu metabolismo cuándo te sobrealimentas?

Hoy quiero hablar sobre el metabolismo. Una parte de nosotros que tendemos a ignorar cuando estamos dentro de un plan de alimentación, porque lo fiamos todo al balance energético, a los macronutrientes etc. Sin embargo el metabolismo es la capacidad que tenemos los seres vivos para convertir químicamente la naturaleza de ciertas sustancias. Traducido a lengua vernácula, la capacidad de convertir los alimentos en energía y aprovecharlos, por ejemplo. Por eso, una misma ingesta, para dos individuos de igual tamaño, peso, edad, actividad… aprovechará de manera diferente en función de su nivel de estado metabólico. Como reza el titular de este artículo, quiero pararme en el fenómeno de la sobrealimentación (comer más calorías de las que consumimos con nuestra actividad diaria) y cómo afecta eso al metabolismo.

Sobrealimentación y metabolismo

Un estudio sobre el metabolismo, realizado por el Departamento de Fisiología y División de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo, Facultad de Biología y Medicina de la Universidad de Lausana, Lausana, Suiza en el año y publicado en noviembre de 2004 trataba acerca de las consecuencias metabólicas de la sobrealimentación en humanos. El estudio reportó que la sobrealimentación conduce a la obesidad (ya lo sabíamos, no hay que ser un Nóbel en nada) y trastornos metabólicos, que incluyen alteraciones de la homeostasis de la glucosa (relación azúcar en sangre-insulina liberada por el páncreas), trastornos de los lípidos y esteatosis hepática (acumulación de grasa en el hígado que puede ser fuente de problemas cardiovasculares, cerebrovasculares, diabetes…)

Sin embargo, las consecuencias de la sobrealimentación estandarizada sobre el peso corporal han mostrado una considerable variabilidad según cada individuo, lo que sugiere que también conduce a cambios adaptativos en el gasto energético, al menos en algunos individuos. Es decir, que el cuerpo se adapta a quemar más o menos energía para la misma actividad, en función del sobrante o del déficit energético que le apliquemos.

Por eso, una persona que está en déficit calórico (come menos calorías de las que gasta con su vida diaria + su actividad deportiva) experimentará una ralentización de su metabolismo (su cuerpo para protegerse del balance energético negativo gastará menos calorías que antes para hacer una misma actividad) y esa depresión metabólica se deberá paliar con alternancias de días de realimentación y días de déficit.

La importancia del NEAT

Las personas que ganan menos peso corporal durante un periodo de sobrealimentación son aquellas que experimentan un mayor aumento en el gasto total de energía. Este aumento en el gasto de energía se ha atribuido a la estimulación de la actividad física sin ejercicio (NEAT). La sobrealimentación también altera las vías utilizadas para el almacenamiento de carbohidratos después de una carga de glucosa, al aumentar la lipogénesis (ácidos grasos se convierten en triglicéridos o grasas de reserva) y el tejido adiposo a expensas del almacenamiento de glucógeno que está entrando en grandes cantidades (sobrealimentación). El sistema nervioso simpático es un buen candidato para aumentar el gasto de energía durante la sobrealimentación. Sin embargo, los aumentos en el gasto de energía observados durante la estimulación aguda del sistema nervioso simpático no se vieron alterados por la sobrealimentación a corto plazo.

Los mecanismos por los cuales algunas personas se protegen contra el aumento de peso corporal siguen siendo poco conocidos. La actividad física no voluntaria (NEAT = caminar al trabajo, pasear, jugar con los niños, trabajar más horas de pie, aparcar más lejos, subir por las escaleras…) puede permitir aumentar el gasto energético durante la sobrealimentación y, por lo tanto, puede constituir un factor regulador en el control del peso corporal. Sin embargo, sobre la incidencia biológica de la actividad física espontánea y no voluntaria tiene mucho por investigar. No obstante, cualquier profesional del ejercicio te dirá que elevar el NEAT y estar más activo durante el día tiene un impacto directo y clarísimo sobre la pérdida de peso, de grasa, afinamiento de las capas etc. Incluso profesionales de la alta competición.

Muévete más, y no comas más de lo que te mueves. Es la forma más sencilla de transmitir la idea. El sobrepeso es realmente peligroso para tu salud, algo mucho más allá de un simple concepto estético.

¿Dudas? Manda un email a info@rutinasfitness.com  también me puedes contactar por instagram o twitter y mandarme un privado. Chatearemos de inmediato.

Y si necesitas ayuda con un plan personalizado, ¡no dudes en consultar los que yo te ofrezco!