L-Carnitina para quemar grasa: ¿realidad o ficción?