Entrenamiento en mujeres. La importancia del deltoide posterior

En este momento estás viendo Entrenamiento en mujeres. La importancia del deltoide posterior

Cuando hablamos de entrenamiento en mujeres, tenemos que decir (aún a riesgo de generalizar) que las chicas en el gimnasio dedican muchísimo más tiempo de trabajo al tren inferior que al superior.

Yo lo entiendo. Para empezar su constitución es mucho más fuerte en el tren inferior. Es su punto fuerte.

En segundo lugar, el nivel de desarrollo les permite una silueta fantástica allí donde por morfología tiende la mujer a encontrar más dificultad para lucir en forma.

Por si esto fuera poco, las piernas generan una demanda energética enorme cuando se entrenan bien. Ese gran gasto calórico les da más beneficios en lo que a quema de grasa, déficit calórico, definición… se refiere.

Así que no, no seré yo quien os diga que el entrenamiento en mujeres debe tocar menos la pierna. Pero sí seré quien os diga que el tren superior hay que trabajarlo también. Por estética y por salud.

Entrenamiento en mujeres: mito de la masculinidad

No te vas a ver como un tío por entrenar pesado. No vas a hacerlo porque tú, como mujer no produces la testosterona suficiente como para hipertrofiar a nivel Schwarzenegger. Es más, a según qué niveles de desarrollo los hombres tampoco llegan con su producción natural de testosterona y por eso se hacen ciclos de esteroides anabólicos. Así que a menos que te inyectes hormonas ilegales no te vas a poner como un súper hombre. Quédate muy tranquila. Parecerás una chica fuerte y en forma, fibrosa, pero no un señorito de gimnasio.

Tren superior en chicas

La clave para el trabajo de pesas en un tren superior proporcionado y con una silueta estética para una chica es el trabajo de la cabeza posterior del deltoide (del hombro).

En el gimnasio, por la calle… puedes observar con facilidad que las mujeres tienden a caminar encorvadas. Arqueadas, chepadas… normal porque la mujer en el pecho añade un peso por encima de su centro de gravedad. Eso sumado a un trabajo de oficina, el ajetreo de la vida diaria… va provocando una postura cifótica, es decir, la típica curvatura de la parte dorsal que pareciera una pequeña joroba.

Se manifiesta en esas chicas que con un pecho de copa grande caminan con antepulsión de hombros, es decir con los hombros caídos hacia delante. Además de ser un problema que puede agravar en hipercifosis y hacerse patológico, estéticamente no da una silueta bella y un pecho bien plantado, sino sumido y aminorado.

Solución

Realiza trabajos para desarrollar la musculatura de tu espalda, especialmente en la parte alta. Especialmente enfócate en el deltoide posterior con ejercicios como face pull en polea, face pull con banda elástica, pájaros con mancuerna… Hay una gran variedad. Pregunta si estás interesada y te digo más.

¿Por qué? Trabajar tu musculatura de los hombros y de la espalda tendrá un efecto tensor en la parte posterior de tu torso. Esa tensión, habida cuenta que los músculos dan forma al esqueleto por su unión con tendones, cartílagos, fascia… tirará de tus hombros hacia atrás y se perderá esa antepulsión tan poco estética y poco saludable.

El resultado: una figura muchísimo más estética, armónica, proporcionada y sana.

Si eres de las que se mata a hacer piernas, te felicito. No te voy a decir que lo dejes ni que hagas menos. Solo te voy a decir que incluyas al menos un par de sesiones semanales para tu tren superior y hagas justicia a tu trabajo de tren inferior con un tren superior que lo realce.

¿Dudas? Manda un email a info@rutinasfitness.com  también me puedes contactar por instagram o twitter y mandarme un privado. Chatearemos de inmediato.

Y si necesitas ayuda con un plan personalizado, ¡no dudes en consultar los que yo te ofrezco!