Hoy hablamos del batido de proteína. Tantas veces os he dicho que no os va a hacer el milagro, solo que va a ser una ayuda excelente. Lo que va a hacer es aportar unos buenos gramos de proteína de alto valor biológico a tu organismo, y de asimilación más rápida que obtenidos de otra fuente de alimentos. Si se toma justo después de entrenar, te puedes beneficiar del estado anabólico que se da justo en ese instante, donde la insulina está más elevada buscando nutrientes para llevarlos al tejido muscular degradado con el esfuerzo.

Durante el entrenamiento dañamos el tejido muscular para luego repararlo y por supercompensación conseguir incrementarlo. En esa fase inmediatamente posterior necesitaremos por tanto un buen aporte proteico para restituir el tejido dañado y una cantidad moderada de hidratos para recomponer el glucógeno depletado. Y si la absorción es rápida, tanto mejor, aunque la ventana anabólica no es tan breve como muchos quieren contar.

Batido de proteína: asimilación, cantidad y calidad

El batido de proteína lo tomamos porque se asimila mucho más rápido que la proteína que por ejemplo le daríamos al cuerpo si tomásemos una pechuga de pollo postentrenamiento. De la misma forma, en apenas dos tragos, vas a poder ingerir 40 gramos de proteína. Para igualar esa cifra con comida sólida, te tienes que comer una cantidad importante de comida. Si entrenas por ejemplo a las 5 de la tarde, no te veo merendando 200 gramos de merluza, pero con un batido, en un pis pas estás listo/a. Y la calidad, ya os la expliqué en el artículo sobre valor biológico.

Ahora viene la pregunta que tenemos que contestar en este post: ¿cómo la tomamos? ¿con leche o con agua? Te voy a decir primero la razón tal cual es y despúes cómo lo hago yo. Si la tomas con agua o con leche está bien. Ambos casos sirven y te va a funcionar muy bien.

Ahora te digo cómo lo hago yo: siempre con agua salvo el día/s de pierna. Yo siempre la tomo con agua porque fíjate que la proteína de suero de leche la fabrican sacándola de la leche, concentrándola o aislándola. De ese modo, gracias a ese proceso, aumenta su concentración de proteína, su velocidad de asimilación, su valor biológico… y lógicamente tú tienes que pagar después por toda esa tecnología agregada al proceso de elaboración del alimento. Entonces ¿todo ese trabajo y costes para hacer un producto superior para luego tirarlo otra vez a la leche? Tomada con agua, podemos hablar de esa absorción más rápida etc. en leche ya varía. Pero esto es solo un detalle. Insisto: si la tomas con leche, también va bien.

Tomada con leche, aumenta además su aporte calórico (añades el de la leche). El agua como sabrás, es acalórica.

Así que yo a diario la tomo en agua. Si te gusta más espesa o más líquida, simplemente juega con la cantidad de agua en que la disuelves. Con muy poca se te queda hasta como una crema. Sin embargo, el día de pierna, como busco tener un incremento puntual de mi balance calórico, la tomo en leche y subo un poco mi tasa calórica. Ese día no me importa que tarde un poco más en digerirse, porque sé que el daño muscular producido es bastante grande y no me importa que la proteína libere su acción más paulatinamente. A mí, así me va muy bien. Todo es cuestión de estrategia. En el fitness siempre hay que tener una.

¿Dudas? Manda un email a info@rutinasfitness.com  también me puedes contactar por instagram o twitter y mandarme un privado. Chatearemos de inmediato.

Y si necesitas ayuda con un plan personalizado, ¡no dudes en consultar los que yo te ofrezco!