La ansiedad por ir al gimnasio es más común de lo que piensas. ¿Y cómo superarlo?

¿Te sientes intimidado/a por todas las personas que están “en forma” en el gimnasio? ¿Te asusta la idea de los pesos? ¿Las máquinas de ejercicio te hacen sentir nervioso/a? ¿Sientes que otros están juzgando tu forma o tu aspecto? ¿Comienzas a cuestionar tu capacidad física tan pronto como entras en la sala? ¿Respondiste sí a alguna de las preguntas anteriores? Si es así, puedes tener “ansiedad de gimnasio” y ni siquiera saberlo.

¿Qué es la ansiedad del gimnasio?

“La ansiedad del gimnasio es un tipo de ansiedad social marcada como un miedo a las situaciones sociales o de rendimiento en las que puede darse o temerse una evaluación negativa”, explica el Director de Fitness en Fitness First, Michael Cunico.

La ansiedad del gimnasio es un tipo de ansiedad social marcada como un miedo a las situaciones sociales o de rendimiento en las que puede darse o temerse una evaluación negativa de los demás Clic para tuitear

Cunico señala que la ansiedad en el gimnasio es extremadamente común y no discrimina entre género, tamaño, fuerza o nivel de condición física. También se ve como una interrupción importante para muchas personas en el logro de sus objetivos de salud o de acondicionamiento físico.

“El gimnasio es una plataforma perfecta para que las personas puedan mirarte y juzgarte a ti y a tu rendimiento. La ansiedad del gimnasio también aumenta cuando haces algo nuevo o que no has dominado, o simplemente cuando estás cerca de gente nueva o en un gimnasio nuevo “.

¿Cómo sabes si tienes -Ansiedad del gimnasio-?

Hay algunos pensamientos que son más comunes en la mente de un individuo que padece Ansiedad del gimnasio:

  • “¿Cómo uso esta máquina?”
  • “¿Estoy haciendo esto mal?”
  • “Me veo tan débil”.
  • “Estoy sudando mucho”.
  • “¿La gente me está mirando?”
  • “¿Esa persona me mira con los ojos?”
  • “¿La gente se está riendo de mí?”
  • “¿Alguien me está haciendo fotos?”
  • “¿Voy a estar en internet?”
  • “¿Esta clase va a ser demasiado difícil para mí?”
  • “Espero que nadie se me acerque para decirme qué hacer”.

¿Qué causa la ansiedad del gimnasio?

Hay cuatro razones por las cuales ocurre la ansiedad en el gimnasio:

1. No estar seguro de qué hacer en el gimnasio o con el equipo;

2. Compararse con otras personas en el gimnasio;

3. Sentir que la gente te está juzgando;

4. Sentir que no perteneces porque “no estás lo suficientemente en forma” o “no vas con la frecuencia suficiente”.

“Los humanos están cableados para basar sus decisiones en las personas que los rodean y si son amigos o enemigos”, explica Cunico. “Este comportamiento evolutivo permitió a la civilización garantizar su seguridad al formar grupos de amigos confiables y mantener a raya a los enemigos. Al entrar en un nuevo entorno como el gimnasio, ya sea que la gente te esté mirando o no, ambos pueden ser percibidos como intimidantes ”.

Al entrar en un nuevo entorno como el gimnasio, ya sea que la gente te esté mirando o no, ambos pueden ser percibidos como intimidantes Clic para tuitear

Cunico señala que gran parte se debe a las inseguridades de la imagen corporal. “Cuando estás en el gimnasio eres muy consciente de tu cuerpo y el cuerpo de otras personas. Esto puede hacer que comiences a compararte y clasificarte con los demás “.

¿Cómo puedes superar la ansiedad del gimnasio?

Superar la ansiedad del gimnasio es el primer paso para no sentirse juzgado y trabajar adecuadamente hacia tus objetivos. ¿Cómo puedes hacerlo?

Al igual que no perderás 10 kg durante la noche, superar la ansiedad del gimnasio lleva tiempo, pero lo principal es que es posible.

Mira mis  7 mejores consejos para ayudarlo a vencer sus miedos en el gimnasio:

1. Evita las horas pico

Después de la primera hora de la mañana y después del almuerzo, son los mejores momentos para el gimnasio.

2. Lleva música

Llevar música es una de las mejores maneras de alejarse, silenciar a otros miembros del gimnasio y motivarte para esforzarse más.

3. Investiga de antemano

Recorrer el gimnasio sin saber lo que vas a hacer solo aumentará tu ansiedad. Ten un plan de entrenamiento que te marque exactamente lo que vas a hacer en el gimnasio. Esto también reportará consejos sobre cómo usar máquinas y perfeccionar tu técnica.

4. Ten un entrenador personal

Si tu billetera lo permite, contrata un entrenador personal. Incluso durante las primeras semanas/meses es una excelente manera de relajarte y sentirte cómodo con el ejercicio y el gimnasio en general. Si es online, pues tendrás el paso anterior, una pauta exacta de qué hacer cuando llegas. No estará contigo en la sala pero cuesta menos dinero. Además, tú solo superarás tu problema sin esconderte en él.

5. Si estás preparado/a, toma una clase

Las clases son una buena opción para las personas que no saben qué hacer con los instructores que les dicen qué y cómo hacer ejercicios. Las clases también son siempre entornos amigables, ya que nadie es un experto y la mayoría de las personas intentan hacer ejercicios nuevos.

6. Ve con un amigo

Un amigo es una excelente opción, ya que te tranquilizará en el gimnasio y es ideal para motivarte, hacer preguntas y aliviar los nervios.

7. Ten confianza

Recuerda: casi nadie está prestando atención a lo que estás haciendo, al menos mucho menos de lo que piensas. Todos han sido nuevos en el gimnasio una vez en su vida, por lo que todos lo entienden. Ponte los auriculares, saca tu rutina y muévete. La parte más difícil es llegar allí. Una vez que llegas allí te das cuenta de que todos están en su propio mundo.

¿Dudas? Manda un email a info@rutinasfitness.com  también me puedes contactar por instagram o twitter y mandarme un privado. Chatearemos de inmediato.

Y si necesitas ayuda con un plan personalizado, ¡no dudes en consultar los que yo te ofrezco!